Hay tabletas, celulares y guías, pero hay muchos niños del campo sin clases

07 May Hay tabletas, celulares y guías, pero hay muchos niños del campo sin clases

Son muchos los niños que desde que comenzó la cuarentena no han podido tener clases de ninguna forma y lo único que pueden hacer es desempolvar sus cuadernos.

Los esfuerzos del gobierno nacional y la secretaría de Educación departamental se quedan cortos para atender los estudiantes rurales.

Tabletas con conexión a internet, guías impresas y grupos de WhatsApp en celulares son algunas de las estrategias utilizadas por el Gobierno Nacional, la secretaría de Educación del Quindío y los docentes para llevar clases a cada uno de los hogares del departamento.

Recomendado: Cero papel, apuesta de la I. E. San Rafael en elecciones estudiantiles

Liliana María Sánchez Villada, secretaria de Educación seccional, indicó que en la región se han entregado aproximadamente 10.000 tabletas, “que se convierten en una herramienta de trabajo en casa para los niños y adolescentes que no tienen conectividad. Este elemento es entregado por parte de los entes educativos de los 11 municipios no certificados, con contenidos pedagógicos en las diferentes áreas para que los educandos los puedan desarrollar en casa”.

Aclaró que los ejercicios que se están entregando son en conocimientos básicos. “La idea es disminuir en gran medida el estrés y angustia que están viviendo hoy los padres de familia para acompañar las tareas de sus hijos. Igualmente, en el campus virtual de la página de la secretaría de Educación están todas las actividades”.

Explicó que se trata de guías imprimibles para que sean entregadas a los estudiantes que no tienen acceso a internet.

“Se han sostenido reuniones en cada uno de  los municipios con directivos docentes para que este ejercicio del trabajo pedagógico en casa sea realmente exitoso, sabiendo que estamos en un proceso de improvisación, pero que también hemos agotado todos los esfuerzos desde los entes de competencia, para que en este tiempo de cuarentena los chicos fortalezcan todos aquellos hábitos de estudio”.

Jorge Leonardo Otálvaro Bañol, docente de la institución educativa rural San Rafael de Calarcá, sede La Primavera, indicó que en esta escuela crearon grupos de clases en WhatsApp, con docentes y padres de familia. Habilitaron un horario tentativo para llegar con un contenido que lleve a una enseñanza, teniendo en cuenta varios factores.

La situación es muy compleja y se requiere de mucha vocación para intentar llegar con algún contenido que medianamente imparta una enseñanza, porque sabemos que a partir de ahora los contenidos pasaron a un segundo plano, ahora lo que interesa es que el estudiante se mantenga activo, que realice refuerzos y trabaje temas muy básicos, porque hay una problemática aún mayor que es el analfabetismo de las comunidades que nosotros manejamos”.

Le puede interesar: Se repite la historia; manipuladoras del PAE sin pago de marzo

Expuso que así como algunos padres pueden calificar las tareas como muy fáciles, otros ni siquiera llegan a comprender de qué se trata. “Más del 50 % ha estado participando de manera activa, el otro porcentaje que no cuenta con el acceso ha tenido las guías, que se dejan en la institución con talleres de cada área”.

Otálvaro Bañol sostuvo que el acceso a la información está dado, conectividad hay a través de la aplicación que habilitó el Gobierno Nacional para entregar 30 días de internet gratis. “Partimos del hecho que se hicieron entrevistas previas donde más del 90 % manifestó tener un celular con redes sociales para recibir información”.

Concluyó que la experiencia ha sido muy dura, pero es de vocación. “Trabajamos con mucha entrega, 24/7 tenemos que estar dispuestos a responder un mensaje, sea a las 6 a. m. a las 3 p. m. o a las 7 p. m., seremos héroes los que nos comprometamos, otros simplemente dirán que ha sido imposible, esta es la oportunidad para reinventarse y tener voluntad”.

El rector de la institución educativa Luis Granada Mejía de Pijao, Carlos Julio Ciro Espinosa, explicó que esta escuela tiene 6 sedes rurales, para las cuales se estableció un convenio con una papelería de Caicedonia y cada 8 días se envía el material de trabajo con la ruta de los Willys hasta la escuela, para que el acudiente recoja el material de cada estudiante.

Dificultades para algunos

Aunque las alternativas han sido muchas, la cobertura no es suficiente, pues en la vereda La Soledad de Córdoba, LA CRÓNICA encontró a María Consuelo Gaviria, madre de Yustin Camilo Patiño Gaviria, de 11 años de edad, que cursa grado sexto en el colegio Jesús María Córdoba, la mujer comentó que desde que inició la cuarentena su hijo no ha tenido ni un día de clase. “Le ayuda al papá para entretenerse en algo”.

Lea también: Clases virtuales, alternativa de universidades frente al COVID-19

Señaló que apenas el lunes pasado recibió la noticia de que hay opciones de estudio para su hijo. “Desde que empezó la cuarentena el niño no ha podido estudiar, primero porque todo lo mandan por internet y acá no hay ni señal ni equipos. Apenas el lunes me llamaron del colegio para exponer nuevas alternativas de estudio”. este miércoles, que tenía pico y cédula, Consuelo fue al plantel educativo para conocer la nueva opción.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.