Capturan a supuesto secuestrador de los periodistas asesinados en la frontera con Ecuador

02 Jun Capturan a supuesto secuestrador de los periodistas asesinados en la frontera con Ecuador

Se trata de alias «Julián», miembro de las disidencias de las Farc. En un operativo de las autoridades ecuatorianas el hombre fue capturado en zona rural de la ciudad de Esmeraldas. En marzo de 2018, fueron raptados tres miembros del diario El Comercio. Un mes después fueron asesinados.

A través de su cuenta de Twitter, el presidente de Ecuador, Lenin Moreno, informó que las autoridades de ese país capturaron a uno de los secuestradores del equipo periodístico de El Comercio el cual ocurrió en marzo de 2018 por miembros de las disidencias de las Farc en la frontera colomboecuatoriana. Se trata de Lino Julián Ruíz Segura alias Julián, integrante del Frente Oliver Sinisterra, el cual estuvo al mando de alias Guacho, quien murió en un enfrentamiento con la Fuerza Pública en diciembre de ese año.

El periodista Javier Ortega, de 36 años; el fotógrafo Paúl Rivas, de 45; y el conductor Efraín Segarra, de 60 fueron secuestrados el 26 de marzo en 2018 en la zona de Mataje, en la provincia ecuatoriana de Esmeraldas, donde investigaban los actores armados que hacen presnecia allí. Entre ellos, el frente Oliver Sinisterra, al que rápidamente se le atribuyó el rapto y, tras una persecución sin mayo éxito de Guacho y sus hombres, el equipo periodístico fue asesinado en Colombia el 7 de abril de ese mismo año.

En julio de 2018, tres meses después del triple asesinato fue capturado alias Cherry, otro de los supuestos miembros del Frente Oliver Sinisterra que secuestraron a los trabajadores del diario ecuatoriano. Esa detención se produjo en medio de otras realizadas por las Fuerzas Militares y la Fiscalía. En ese momento se capturaron a 14 personas

(Lea: Javier, Efraín y Paúl: a Ecuador siempre le faltarán tres)

Ortega, Rivas y Segarra fueron secuestrados cuando realizaban un reportaje para el diario El Comercio de Ecuador sobre la crisis de seguridad en la región de la zona fronteriza. Días después de ser capturados, la disidencia que lidera Walter Patricio Artízala Vernaza, alias Guacho, asumió la autoría del secuestro y el 13 de abril el presidente ecuatoriano, Lenín Moreno, confirmó el triple asesinato. 

Los cuerpos de los periodistas, sepultados en Quito el 29 de junio, fueron hallados en abril de 2018 en fosas en una zona del municipio de Tumaco. Igualmente, a esta estructura se le atribuye el secuestro y posterior asesinato de Óscar Villacis y Katty Velasco, dos ecuatorianos que se habían desplazado hasta la zona fronteriza previamente.

Sobre los hechos que rodearon el asesinato del equipo periodístico ha quedado bajo sospecha. El informe de las necropsias revela que los tres rehenes recibieron varios disparos por el costado izquierdo de sus cuerpos, por la espalda, y en una trayectoria de abajo hacia arriba. Esto pone en duda las versiones que Cherry y otro de los caputados dieron a las autoridades, según las cuales varios de los custodios se acercaron a los tres cautivos, que se encontraban en una vivienda, y los llevaron hasta un árbol diciéndoles que los iban a liberar.

Luego los habrían encadenado, obligándolos a sentarse, junto a un familiar de Guacho (Fernando Vernaza Castro), acusado de ser informante de los uniformados ecuatorianos. Entonces, les habrían disparado, en medio de la noche. El informe pericial  también señaló que recibieron disparos en distintas partes del cuerpo con pistolas de calibre 9 milímetros. A Efraín Segarra le dispararon además en el brazo izquierdo. Javier Ortega tenía cuatro impactos de bala. El que provocó su muerte ingresó por la parte anterior izquierda de la cabeza. Paúl Rivas recibió seis balazos. El primero en la sien izquierda. En este examen, el médico detalla que no se hallaron amarres ni ataduras. Esta información no consta en las otras autopsias.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) recomendó en diciembre de 2019 a Ecuador y Colombia crear un equipo mancomunado para avanzar en la investigación del asesinato del equipo del diario ecuatoriano. «La colaboración penal internacional entre los dos Estados involucrados requiere la adopción de mayores esfuerzos (…) la asistencia penal internacional es solo una forma de cooperación (…) otras posibilidades más intensas como la creación de equipos de investigación en conjunto por parte de los países involucrados», reza el informe del Equipo de Seguimiento Especial (ESE)

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.