Entre polémicas, Electricaribe tiene demandadas a varias ciudades del país

03 Sep Entre polémicas, Electricaribe tiene demandadas a varias ciudades del país

Las demandas se multiplican en ciudades como Santa Marta, Cartagena, Valledupar y Montería, incluyendo a Barranquilla. La deuda total alcanza los $243.000 millones.

La empresa Electricaribe continúa bajo la lupa de las autoridades debido a la polémica que la ronda por las frecuentes quejas en la prestación de su servicio. Sin embargo, la compañía ha demandado a varias ciudades de todo el país.

La primera en ser demandada fue Barranquilla, la empresa eléctrica asegura que la ciudad le adeuda más de $60.000 millones de los cuales, un juez ya ordenó el pago de $45.000 millones.

“Es una deuda ficticia, elevada, fraudulenta, porque cuando tú le dices a esta casa, que su consumo escasamente llega a los 60.000 pesos cada mes, que debe 250.000 pesos, después los sometes a la indignación de decir que son ‘mala paga’”, manifestó el alcalde de Barranquilla, Jaime Pumarejo.

Las demandas se multiplican en ciudades como Santa Marta, Cartagena, Valledupar y Montería, también en las poblaciones de Soledad, Sabanalarga y Galapa en Atlántico. Incluyendo a Barranquilla, la deuda total alcanza los $243.000 millones.

Por su parte, las oficinas jurídicas de las alcaldías de Montería y Santa Marta esperan ser notificadas, mientras que en las otras ciudades ya trabajan para contrarrestar las demandas de despedida de la compañía eléctrica.

Mal estado en cables y postes

Por parte de los usuarios, son constantes las quejas de los habitantes del sur occidente de Barranquilla por problemas en la fluctuación del servicio de energía que presta Electricaribe. En el barrio Santo Domingo, los habitantes aseguran que además de este inconveniente con la empresa, el mal estado de las líneas de alta tensión es evidente.

En la parte alta de los postes, los cables asemejan telarañas negras desgastadas por el uso. Las guayas que llevan la energía a los hogares, han terminado varias veces en el suelo, los remiendos se observan a simple vista y los riesgos son constantes para los habitantes que transitan bajo la desgastada red.

Decenas de electrodomésticos también han perdido la batalla contra las fluctuaciones del voltaje y terminan abandonados o en el vehículo de basura.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.