El drama de 100 familias vecinas a La Línea por el cierre de la vía

15 Dic El drama de 100 familias vecinas a La Línea por el cierre de la vía

El sector se encuentra afectado desde hace unos días por un derrumbe de grandes proporciones.

Al menos 100 familias ubicadas en la vereda Cristales de Cajamarca, Tolima, viven una odisea para trasladarse hasta su municipio y abastecerse de alimentos, asistir al hospital y demás necesidades básicas que quedaron suspendidas por el cierre de la vía La Línea.

La comunidad de la vereda vive a unos 800 metros del túnel de La Línea, pero con el cierre de la carretera los pobladores no pueden desplazarse en vehículos particulares hasta Cajamarca porque está prohibida su circulación ni pueden tomar transporte público que ya viene con su cupo completo desde otras ciudades.

‘’No podemos ir a mercar a Cajamarca, nosotros somos del Tolima y tenemos nuestros servicios de salud y educación en Cajamarca, pero ahora estamos afectados porque no podemos movilizarnos porque tendríamos que bajar al Quindío, volver a subir hasta el túnel y pasar al pueblo. Ahora eso es imposible con el trancón que hay y tampoco tenemos en qué hacerlo porque la policía no nos deja pasar en carros particulares’’, dijo Yuliet Edith Mora, habitante de la vereda.

Desde hace unos días, el Instituto Nacional de Vías (Invías) restringió el tránsito por el corredor vial entre Calarcá y Cajamarca, y solo está habilitado para vehículos de carga y vehículos de transporte público exclusivamente entre las 6 a. m. y las 2 p. m.

No podemos ir a mercar a Cajamarca, nosotros somos del Tolima y tenemos nuestros servicios de salud y educación en Cajamarca

‘’El trancón de camiones no nos deja pasar a Cajamarca. Podemos bajar a Calarcá, pero no podríamos subir de nuevo porque no nos dejan pasar. No tenemos derecho ni a enfermarnos. La Policía nos dice que tenemos que dar la vuelta por el alto de Letras para llegar a nuestra finca. Como si los campesinos no tuviéramos necesidades ni comiéramos ni nada’’, relató Mora.

Las personas que trabajan en la vía también están afectadas porque los conductores ya no usan los servicios de lavaderos ni restaurantes por la urgencia de movilizarse por este sector durante el horario habilitado.

Mientras tanto, Invías continúa con las labores de remoción del derrumbe en el kilómetro 38+900. Y aunque ya se han removido unos 3.000 metros cúbicos de tierra, todavía faltan unos 72.000 metros cúbicos.

El director de Invías, Juan Esteban Gil, señaló: ‘’Actuamos de manera preventiva con el Sistema de Monitoreo Geotécnico (GMS), que mide de manera automática el comportamiento del talud de Bellavista. De este sistema están a cargo un ingeniero y tres inspectores con experiencia en monitoreo que, de manera permanente, vigilan el comportamiento del suelo, todo con el fin de salvaguardar vidas en la vía”.

La vía seguirá cerrada al menos dos meses mientras se realizan los trabajos en esta carretera. El fin de semana se presentaron protestas de los transportadores de carga que llevaban horas en el trancón y no pudieron pasar después de las 2 de la tarde.

Ahora, los conductores de vehículos de carga piden que se suspenda el cobro del peaje de La Línea mientras se habilita nuevamente esta vía.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.